Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
banner der
Home / Columnas de Opinión / Melero, Silber y Auth pretenden estar más tiempo que la DICTADURA en sus cargos

Melero, Silber y Auth pretenden estar más tiempo que la DICTADURA en sus cargos



Por Cristóbal Mardones, candidato a Diputado por el Distrito 8. Partido Humanista, Frente Amplio. 

País bipolar es la palabra que nos define y resume como sociedad a través de lo que recordamos, conmemoramos, entrañamos y festejamos durante un solo mes.

La primera mitad de septiembre nos disponemos a las heridas abiertas de la memoria por las ausencias de los que desaparecieron y la desesperanza de la justicia que se tarda.

Bajo este contexto, siempre se nos relata un Chile con dos “bandos”; los que siguen exigiendo justicia por los crímenes de la dictadura cívico-militar y los que convenientemente piden no “quedarse pegados en el pasado” porque Chile ahora sería otro.

A estos “bandos” ya mencionados me gustaría agregar un tercer grupo, aquellos que se sienten cómodos en la indiferencia, indolencia y el desconocimiento.

Y luego está la otra mitad de septiembre, en la que nos olvidamos del día 4 y el 11 y pasamos rápidamente al 18 y 19 de las cuecas, las fondas, la parada militar y las cientos de notas periodística de noticiarios y matinales discutiendo en tono serio sobre cuál es la mejor parrilla, que si la carne es mejor sellarla antes de la sal, que si el matadero o la vega, que el rey o reina de las empanadas etc. Pero por esta vez prefiero dejarles a esos medios “expertos”  estos menesteres parrilleros.

Sin embargo, de lo que no se habla y no mencionan en los medios de comunicación es que el paso de la dictadura a la democracia trajo consigo una nueva forma de entender, hacer  y ejercer la política.

Es decir, la dictadura cívico militar sigue reproduciéndose de distintas formas en el Chile  actual. El proyecto neoliberal no sólo implicó las privatizaciones de empresas estratégicas para la economía chilena, no solo fundó una visión de desarrollo desde una lógica subsidiaria y clientelar del Estado con los chilenos, en desmedro de garantizar  los derechos sociales, de los cuales hoy vemos directamente afectados en el derecho a la salud, educación, vivienda, pensiones, cuidado del ambiente entre otros, sino que además nos impuso una relación perversa entre el poder político y el poder económico, lo que posibilita hoy en día que la democracia esté supedita a intereses personales y al mantenimiento de cúpulas de partidos políticos antes que a procesos sociales y potencia popular, sin mencionar los escándalos de corrupción que nunca terminan de sorprendernos.

Patricio Melero, ex presidente de la UDI ha sido diputado por el distrito de la comuna de Pudahuel desde 1990!. Veintiocho años ejerciendo el mismo cargo y pretende ir por un periodo más. Es decir, si Melero llegase a ser reelecto, estaría treinta y dos años en la misma silla del Parlamento, sin contar su tiempo como Alcalde de Pudahuel en dictadura. Su periodo como diputado duraría incluso más del doble que la misma dictadura.

Gabriel Silber (DC), parlamentario desde el año 2006 también quiere ser reelecto. Serían quince años pretendiendo hacer lo mismo. Misma historia podemos encontrar con Pepe Auth, quien desde 1997 se presenta como candidato.

Estos diputados quienes con su estilo de ejercer la política reproducen la herencia de la dictadura una y otra vez. Dirigentes que se eternizan en sus cargos, legitimando una clase política que actúa como gestores empresariales  acumuladores de éxito personal y cuotas de poder, incapaces de levantar nuevos liderazgos o formar bases políticas en sus distritos. Sus logros los sustentan en campañas comunicacionales cada cuatro años en épocas electorales y no en profundizar la democracia ni mucho menos en fomentar el ejercicio político más allá de su imagen.

En este mismo medio de comunicación  en una entrevista Gabriel Silber se anunciaba: “Quiero ayudar a los más débiles, soy la voz de los sin voz”. Diputado Silber, no necesitamos gerentes que vengan a administrar y robustecer la matriz subsidiaria del modelo, no necesitamos pastores que nos guíen como rebaño, no queremos “ayudas”, queremos derechos garantizados, no somos mudos o mudas, tenemos voz y podemos decírselo fuerte y claro: No necesitamos redentores, queremos que se abran los espacios y que se impulse el ejercicio político entre los ciudadanos.

Queremos que el grupo de los indiferentes e indolentes con los asuntos del país se involucren, se sumen o que se indignen, pero para eso necesitamos que los Silber, los Meleros y los que vengan, dejen de habitar la política como si solo se tratara de conseguir un puesto de trabajo (con sueldo millonario, por cierto), no queremos cómplices con la herencia de la dictadura, no queremos cómplices de la inercia política. Queremos que la voz del pueblo se escuche más alto que la del “pastor eternizado”

Ve también

Abogado del diablo

Por Profesor de historia. Actualmente se desempeña en Liceo Manuel de Salas. Relacionado

Siguenos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: